800px-2010-06-19-supermarkt-by-RalfR-23Artículo escrito por: Anna Vega

A veces los remedios más sencillos son los que mejor funcionan. Y éste es el caso de la naranja. Seguramente pocos gestos encontraremos tan simples y que contribuyan tanto a mimar nuestra salud como tomar un zumo de naranja natural al día. Su propiedad más conocida es, sin duda, su gran concentración de vitamina C, fundamental para luchar contra los resfriados de una forma 100% natural. Pero ¿sabías que la naranja tiene otros muchos más beneficios para nuestra salud y nuestro bienestar?

La naranja es, por ejemplo, una gran fuente de antioxidantes y, por lo tanto, favorece el antienvejecimiento y es una gran aliada a la hora de potenciar nuestras defensas. También a la hora de cuidar nuestros niveles de colesterol.

Pero sus beneficios no acaban ahí: la naranja, o el zumo de naranja recién exprimido, nos puede ayudar en la prevención de piedras en el riñón y problemas cardiovasculares. Reduce el riesgo de infarto, disminuye la presión arterial y mejora la circulación. Por si fuera poco, contribuye a mantener la visión y la audición. ¿Se le puede pedir más a un fruta? Pues además está constatado que es una gran fuente de energía y que es capaz de mejorar nuestro ánimo.

Eso sí, lo más recomendable es tomarla por la mañana y, en cualquier caso, evitar su consumo por la noche, porque puede impedirnos conciliar el sueño y también puede llegar a pasarnos factura a la hora de hacer la digestión si tenemos un estómago delicado.

Receta de sorbete de naranja

Más allá de su consumo en crudo o en zumo, la naranja da además mucho juego en la cocina y es un complemento 100% natural cada vez más presente en todo tipo de platos y postres.

Con la llegada de la primavera y de los primeros subidones de temperatura, hoy queremos compartir una receta muy sencilla: un rico sorbete de naranja muy ligero y totalmente natural, pero no por ello menos sabroso. Y, lo mejor, apto para cualquier nivel culinario. Nos lo han recomendado desde lamejornaranja.com y nos ha encantado. Un postre más sano imposible.
Tan sencilla es la receta que solo necesitaremos dos ingredientes: naranjas y azúcar.

Elaboración del sorbete de naranja:

  • Exprimimos las naranjas: necesitaremos unos 500 mililitros de zumo de naranja para obtener tres raciones de sorbete.
  • Tres cucharadas de azúcar (siempre se puede nivelar al gusto)
  • Pondremos 200 mililitros del zumo en un cazo y lo cocemos a fuego lento con el azúcar, hasta que se haya mezclado bien, durante aproximadamente unos cinco minutos. Lo retiramos del fuego y esperamos a que temple.
  • Añadimos a la mezcla los 300 mililitros de zumo restantes y removemos bien. Es el momento de probarlo, para valorar si está lo dulce que queremos que esté o si hay que añadir algo más azúcar.
  • Volcamos la mezcla en un recipiente y lo metemos en el congelador durante unas dos horas, hasta que se solidifique.
  • Rompemos la capa de zumo solificado y echamos la mezcla en un robot de cocina, donde lo trituraremos hasta obtener una consistencia suave.
  • Ya está, ya no hay más pasos: ya tenemos el sorbete de naranja listo para servir y consumir.
votar

Autor del artículo

Colaboradores
Web: http://www.paravegetarianos.com Escritores que colaboran con el blog de paravegetarianos. Gracias!